FLEABAG O CÓMO HACER UNA OBRA MAESTRA EN 12 episodios.

¡Queridos Cuervos!

Me estreno aquí con una crítica de la serie Fleabag, que considero esencial para cualquier persona de 20 años en adelante. Pero… ¿Qué la hace tan especial? Fleabag ha sido una revelación para muches de nosotres este último año. Y es que prácticamente solo tengo buenas palabras para esta serie. Si te gustan las comedias amargas que no pierden el sentido de la realidad, esta serie es para ti.

Creo que es importante empezar hablando del tremendo trabajo actoral que hacen todos y cada uno de los actores de la serie. Y es que a pesar de contar con grandes nombres como Andrew Scott (a quién habréis visto en la piel de Moriarty en Sherlock) o Olivia Coleman (haciendo papelazos en The Favourite o The Crown), nadie brilla por encima de nadie. Hay que destacar evidentemente a Phoebe Waller-Bridge, creadora y protagonista de la serie que no te deja indiferente en ningún capitulo. Phoebe es capaz de arrancarte una sonrisa y hacerte llorar con una destreza increíble, haciendo que un personaje que podría haberse quedado en una parodia de alguien roto, haya quedado como un retrato crudo y veraz de lo que supone a veces, la pérdida, el sexo, el amor no correspondido, el hecho de que tu madrina se este acostando con tu padre o que el marido de tu hermana sea un completo capullo con un hijo rarito.

La premisa para la serie es algo simple: una joven londinense explora la vida en la gran ciudad lidiando con una gran pérdida reciente (no voy a hacer spoilers, pero me parece que la revelación está tan bien desarrollada que no te quedas con mal sabor de boca, como es muy fácil que pase). Pero está explotado de una manera muy inteligente. Creo que el conflicto vital de la protagonista está mas reflejado en la segunda temporada, pero tienen una balanza muy equilibrada entre las dos. No hay tapujos para hablar de temas tabú como la muerte, el sexo o la religión. Un punto algo flaco aquí sí es que personalmente me hubiera gustado que se hubiera tratado más la muerte de su madre o su relación con su padre. El hecho de que haya flashbacks y que se rompa la cuarta pared como en el teatro, hace que realmente no solo veamos lo que ha pasado, sino que tenemos una mirilla a su mundo interior, y un monólogo interno en tiempo real.

Pese a todo esto, no es una historia para todo el mundo, no es una obra maestra para los paladares de todo el mundo. El hecho de no tratar con tapujos muchos temas viene dado por como se tratan dichos temas. A veces, usando el humor oscuro como mecanismo de comunicación del trauma, o un trato de la religión que puede no ser el favorito de muchas personas. No obstante, no creo que sea un problema para la audiencia a la que va dirigida el programa.

Actualmente podéis ver la serie en Amazon Prime, ambas temporadas. Además la creadora hizo una adaptación teatral con el personaje que si os gustó la serie, recomiendo que veáis en internet. Por ahora no parece que vaya a haber tercera temporada, aunque el público la ha pedido muchísimo. ¿Será para ver como terminan las cosas con Hot Priest? ¿O quizás para ver como termina de sanar Fleabag?

¿Y vosotres? ¿Qué os pareció la serie? ¡Contadme!

Berts.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s